“Qué difícil es asimilar tanta belleza sin retorcerse como un río.

Esta música de unión lleva también dentro de ella un mensaje de Revelación”

Mi buen amigo.

 

En el Siglo IX en Cachemira surgió una escuela de pensamiento, que con mayor o menor fortuna se ha venido a conocer como Tantra en Occidente. Su esencia es muy sencilla y consiste en aprender a disfrutar conscientemente del éxtasis que surge en nuestro interior cuando contemplamos cosas hermosas, escuchamos algo inspirador o sentimos de cualquier forma la belleza.

La doctrina y disciplinas del Tantra ocupan numerosos volúmenes, escritos en Sánscrito y por fortuna sigue vivo en algunas escuelas de Pensamiento en India. Sus enseñanzas requieren estudiar con un Maestro y practicar bajo su tutela durante varios años. Conocí a uno de esos Maestros y  estudié sus enseñanzas durante varias décadas y las considero parte fundamental de mi Filosofía.

Hoy me sentí inspirado por la frase que cito al comienzo del artículo. Es de un buen amigo, que sin conocer estas enseñanzas, de forma espontánea me explicaba su experiencia al escuchar una obra musical de Anoushka Shankar. Su compartir espontáneo refleja las enseñanzas más esotéricas del Tantra, y ello confirma mi convicción de su Universalidad.

Realmente la experiencia interior de Paz, éxtasis y Unidad propugnadas por el Tantra son el derecho fundamental de todo ser humano. Trascienden cualquier filosofía, religión o cultura. Tan sólo requiere un Corazón abierto y una disposición positiva para poder dejarse llevar por los sentimientos de paz y éxtasis que existen en el Corazón, y que se abre a través de los sentidos.

Hoy propongo que dediques unos minutos a leer este artículo y escuchar esta pieza de Anoushka Shankar, como hizo mi buen amigo.

Lo único importante es que estés tranquilo, sentado o tumbado, y enfoques toda tu atención en la Música con una mente calmada y siendo plenamente consciente de los sonidos. Fundamental dejarte llevar.

Si te parece bien, puedes seguir las pautas del verso 41 del Vijñana Bhairava Tantra, que he traducido e interpretado de forma muy personal y del que incluyo el original Sánscrito, por si alguien está interesado.

 

«Si no puedo verla, yo puedo pensarla y soy feliz».

 

Anoushka Shankar – Si No Puedo Verla from Mehmet SAYGILI on Vimeo.

 

Sanskrit-manuscripts

 

तन्त्र्यादिवाद्यशब्देषु दीर्घेषु क्रमसंस्थितेः।

        अनन्यचेताः प्रत्यन्ते परव्योमवपुर् भवेत्॥ ४१॥

tantryādivādyaśabdeṣu dīrgheṣu kramasaṁsthiteḥ |

     ananyacetāḥ pratyante paravyomavapur bhavet   || 41 ||

 

-Vijñana Bhairava Tantra 41

 

 

Sumérgete con plena conciencia en la música.

En el placer que sientes al oir el sonido prolongado y constante de las cuerdas del Sitar o la Guitarra.

Ama cada nota, cada acorde y siente con plena consciencia, con todo tu ser, como se elevan desde el silencio, se prolongan y mantienen resonando en el espacio de tu consciencia.

Observa y siente como el sonido se disuelve de nuevo en el silencio.

La vibración y el silencio te harán sentir la resonancia del éxtasis y la Paz en tu propio corazón.

Tu cuerpo se aligera como el éter, flotando como las nubes en el cielo.

En ese silencio, Tú te haces Uno con la vibración de la música.

El silencio, la resonancia de la vibración y el éxtasis interior te ayudan a sumergirte en la Conciencia.

La Gran Conciencia Universal, oceánica, donde todo es Uno.

Leon F. Del Canto

León Fernando del Canto (Zamora, 1967) es un pensador internacionalista que ejerce como barrister (abogado) en Londres.