Blog

El problema de la abogacía no son los toros

El problema de la Abogacía no son los toros, como los toros tampoco son el problema de la tauromaquia –si tan sólo les dejásemos vivir en paz en sus campos– citando a Don Miguel de Unamuno.

Hablemos de sexo y Abogacía

Hablar de sexo desde la abogacía requiere estudio, diálogos, un proceso de reflexión y una narrativa, como el que nos ofrece la #AbogacíaCrítica.

Carta abierta a José María Alonso, decano del ICAM (II)

Reconozco que la burocracia y el sistema corporativista del Colegio aburre a un santo, y tendríamos que evitar que una vez ocupados sus sillones, nos acabasen poseyendo sus lentos ritmos, pero no parece posible.

Dos estatuas de la Abogacía que no caerán

“Visitadas más intencionadamente por las palomas que por los humanos, cuando las estatuas son atacadas, saltan del pasado para convertirse en parte de nuestro presente”. – Boaventura de Sousa Santos

Abogacía en México: Comparando notas

Tras esta breve comparación de notas entre la abogacía en México y España, me gustaría dejar una petición formal a la abogacía española para que no se olvide de mirar a México.

¿Por qué negamos la desigualdad de género en la abogacía?

«Las mujeres permanecerán y prosperarán en las firmas jurídicas del futuro sólo, si dichas firmas reconocen los sesgos implícitos que afectan negativamente a la capacidad de las mujeres para avanzar y tener éxito, y aplican medidas concretas para corregir estos sesgos”— Roberta D. Liebenberg.

La mayoría de edad de la abogacía

“Porque siempre se encontrarán algunos que piensen por propia cuenta, hasta entre los establecidos tutores del gran montón, quienes, después de haber arrojado de sí el yugo de la tutela, difundirán el espíritu de una estimación racional del propio valer de cada hombre y mujer, y de su vocación a pensar por sí misma», Kant 1789.