Siempre nos quedará Londres

Nos toca estar atentos a lo que oímos, vemos y leemos. Tenemos que ser muy  conscientes del poder de esa comunicación que dispara a quemarropa contra nuestros miedos y nuestras esperanzas.